top of page
portada.jpg

El Ecuador en su encrucijada 

Natalia Sierra Freire*

En este breve artículo expongo algunas ideas que intentan analizar críticamente la actual situación del Ecuador. Para este propósito se hace un corte histórico entre el 2021 cuando el actual presidente asume el gobierno, hasta el momento presente, octubre 2023, a las puertas de la segunda vuelta electoral de las elecciones anticipadas, donde se elegirán las nuevas autoridades nacionales. 

Desde el año 2021 que asumió el gobierno el banquero Guillermo Lasso, el capital criminal asociado principalmente al narcotráfico fue creciendo y extendiendo sus operaciones en la economía nacional, incluido el sector financiero-bancario. Este capital ha funcionalizado para sus operaciones varias instituciones del Estado, sobre todo el Gobierno, la Policía, las Fuerzas Armada y la justicia. Para enero del 2022, por una investigación policial se conoce un entramado de operaciones entre el gobierno y la mafia albanesa que opera en el país desde hace algunos años. El cuñado del presidente es el personaje que aparece en el centro de esta estructura criminal, que ha provocado una falla estructural en el Estado que deja, hasta el día de hoy, en indefensión a la sociedad, frente al crimen organizado que tiene al país sitiado por el terror. De acuerdo con las investigaciones de la misma Fiscalía, que fueron abandonadas y reabiertas después del escándalo mediático, se puede colegir que el gobierno de Lasso hizo de los intereses de la mafia la política de Estado. Según el informe “León de Troya”, las principales funciones de ciertos ministerios de interés para el negocio del narcotráfico fueron entregadas al crimen organizado, por medio de las gestiones del “cuñado” y otros personajes cercanos al presidente o al banco de su propiedad. A esta denuncia se suma la entrega de la administración de las cárceles a las distintas organizaciones del crimen organizado, que son las que causan terror dentro y fuera de los recintos penitenciarios. 

Este anómalo escenario -además marcado por asesinatos, sicariatos, extorsiones a todo nivel que ha cobrado la vida de cientos de jóvenes en las masacres carcelarias, de jueces, fiscales, políticos, incluido el presidenciable Fernando Villavicencio- llevó a la casi destitución del presidente, la misma que fue evitada con el mecanismo constitucional de la muerte cruzada, aplicado por Lasso. Este recurso constitucional permitió al presidente disolver la Asamblea Legislativa y llamar a elecciones anticipadas para las primeras funciones del Estado: presidente vicepresidente y Asambleístas.  De esta manera, el país entró en un proceso electoral anticipado en el cual se incluyó dos consultas populares por la defensa del medio ambiente: una de carácter nacional para dejar el petróleo del Parque Nacional Yasuní bajo tierra y la otra local para impedir actividades mineras en la región del Chocó Andino. 

Si bien la democracia liberal deja muy poco espacio para la participación real de la sociedad en la definición de su proyecto de vida, ese mínimo espacio permitió llevar a consulta popular un tema decisivo para la vida humana y no humana en el país. En cuanto a las elecciones presidenciales, ese mínimo espacio, podría matizar el futuro desalentador que se dibuja debido al desgobierno del Lasso. 

 

 

Las elecciones se desarrollaron el 20 de agosto de 2023 y arrojaron los siguientes resultados. En el caso de las consultas populares hubo un triunfo indiscutible de la lucha ecológica en el país. El cuidado de la naturaleza, tanto a nivel nacional como local, fue el ganador indiscutible. La mayoría de los y las ecuatorianas, en un hecho histórico singular en el mundo, decidieron dejar el petróleo del Yasuní bajo tierra y no permitir la explotación minera en el Chocó Andino.  Pese a la enorme propaganda de los grandes medios de comunicación, del gobierno y otros actores políticos institucionales; pese a la oposición de muchos personajes influyentes en la política nacional y regional; pese a las amenazas de los grupos de poder con intereses en el extractivismo minero y petrolero; y pese a los chantajes de reducir los recursos para salud, educación y seguridad por la falta de ingresos petroleros, la sociedad en su mayoría optó por el cuidado de la naturaleza y de las otras especies que nos acompañan en esta travesía cósmica. Un rotundo SI (a la vida) retumbó en el mundo entero. Un diminuto país de Sud América, atrapado en la necropolítica, optó por defender la vida, en un acto que deja un precedente en las luchas ambientales que la humanidad levanta en contra del capital extractivo y su modelo devastador de desarrollo.      

La lucha por la defensa del Yasuní lleva aproximadamente 20 años; han pasado varios gobiernos que se negaron a detener la destrucción ambiental justificando su decisión en los recursos que el Estado obtenía por petróleo. Una historia de saqueo sistemático de los recursos monetarios obtenidos por la explotación petrolera, recursos que llegaban a la sociedad como migajas, después de que todos los poderes económicos nacionales  e internacionales agarraban su ganancia. Las poblaciones locales, habitantes de las tierras donde se extrae el petróleo, fueron olvidadas y los pueblos libres amenazados con su exterminio; el desarrollo que se les prometió llegó como destrucción de sus territorios, destrucción de su cultura, empobrecimiento y violencia. Mas de 50 años de explotación petrolera que dejó contaminación de los ríos, del aire, de las tierras cultivables; cáncer, desnutrición, explotación sexual, desempleo, narcotráfico, violencia y muerte. La lucha de resistencia se hizo conciencia ambiental en la mente y el corazón de la mayoría de ecuatorianos y ecuatorianas que dijeron no a la economía de la muerte, y las falsas promesas del país petrolero tocaron su límite.  

Es importante señalar que la campaña por la defensa del Yasuní tuvo como imagen al hermoso jaguar amazónico y la del Chocó Andino al oso de anteojos. Señalo esto porque considero que en la respuesta social se observa un sentimiento de empatía por el destino de los animales, lo cual indica una variación en la perspectiva antropocéntrica. Me parece un dato de suma importancia para rastrear los motivos que definen acciones sociales tan determinantes para el futuro de la vida en el planeta. 

Con los resultados de la consulta surgió la percepción de que los ganadores indiscutibles de las elecciones fueron el oso de anteojos y el jaguar amazónico, esto en relación a los resultados de las elecciones de dignidades nacionales. Es posible sostener que entre una y otra elección existe una brecha inmensa de legitimidad y confianza. Mientras la consulta popular contó con una alta legitimación y confianza social sobre la importancia de lo que se iba a decidir; las elecciones de representación política estatal no tuvieron la legitimidad ni la confianza de la sociedad. Desde el retorno a la democracia en el año 1979, la población ha ido perdiendo confianza en el sistema electoral. El deterioro de los partidos políticos, la falta de claridad ideológica de los distintos movimientos electorales, la mercantilización y espectacularización del proceso, las acusaciones de fraude y, por último, la injerencia abierta de grupos de interés económico legales e incluso ilegales, ha desprestigiado totalmente esta institución. Sobre todo, en los sectores de jóvenes el interés por la política electoral decae. Sin embargo, pese a la debilidad institucional y nula confianza social, las elecciones definen quién administrará el Estado por el próximo año y medio.  

El resultado de la primera vuelta de las elecciones anticipadas puso en la segunda vuelta al joven Daniel Noboa, heredero del imperio Noboa, quién se enfrentará a la candidata del progresismo Luisa Gonzales. La inesperada llegada al balotaje definitivo del joven Noboa se explicó por su participación no confrontativa en el debate electoral, el mismo que estuvo marcado por el asesinato del candidato Fernando Villavicencio, hecho que trastocó el tablero político electoral. Con este terrible suceso, la candidata del progresismo que podía ganar en primera vuelta perdió mucho apoyo electoral; sus opositores políticos abrieron la duda sobre si la orden del asesinato vino del progresismo. Los votos perdidos se repartieron entre los candidatos de la derecha (Zurita -reemplazo de Villavicencio- Otto Sonnenholzne, Jan Topic y, la mayoría de votos, al joven Noboa). La gran sorpresa fue este último, que antes del asesinato de Villavicencio y del debate se situaba en los últimos puestos.  En el debate, Noboa se limitó a responder las preguntas de la periodista sin generar controversia con ningún otro candidato y, sobre todo, se pronunció a favor del sí en consulta por el Yasuní, con lo cual se hizo del voto joven.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es importante conocer que el "joven simpático" es el heredero del grupo económico más grande del Ecuador; que su padre ha intentado por 5 ocasiones llegar a la presidencia, sin lograr el triunfo electoral; que sus empresas han sido acusadas de explotación laboral, uso de trabajo infantil y evasión tributaria con una deuda de alrededor de 88 millones de dólares. Es claro que Noboa es el candidato de la derecha ecuatoriana, la imagen fresca de la vieja oligarquía.  No es gratuito que los distintos grupos de la oligarquía y la burguesía le hayan dado su apoyo. Él es su candidato, porque él es quien va a garantizar sus negocios, porque él es quien va a querer privatizar la educación, la salud pública y la seguridad social, como ya lo ha anunciado su binomio. Él es el candidato de los empresarios, porque les ofrece flexibilizar el trabajo para explotar más a los trabajadores, porque les ofrece bajar impuestos a los grandes empresarios y subir los impuestos a los trabajadores, siguiendo la política de Lasso. Él es el candidato de la derecha más agresiva, la que defiende el colonialismo, el machismo y obviamente el capitalismo salvaje. Él es Noboa, el heredero, que hoy quiere comprar la presidencia del Ecuador para realizar el sueño que su padre no pudo y agrandar su emporio económico. No, no hay que confundirse, no es ecologista ni tampoco es de centro izquierda como lo ha declarado. Él es el más grande y poderoso empresario del PAIS y uno de los más grandes de la región, gobernará para su clase, no para la sociedad ecuatoriana. Si Noboa lega a la presidencia se puede estructurar con facilidad un bloque hegemónico de la derecha, es una clara articulación del poder económico con el poder político, muy peligrosa para las clases medias y populares. 

La candidata del progresismo pertenece, hasta ahora, a la mayor fuerza electoral del país, que sin embargo no logra garantizar su triunfo sobre Noboa, quien en todas las encuestas la supera. El progresismo no es capaz de reconocer los errores cometidos cuando fueron gobierno, lo que les hace antipáticos a ciertos sectores sociales cercanos a la izquierda que les podrían apoyar.  No se ha podido desmontar el anticorreísmo alimentado por la derecha, porque no hay una apertura hacia el futuro, su discurso está anclado en lo que hicieron y no en lo que harán de llegar a ser gobierno. El pasado no solo puede ser una carta de presentación, sino un peso que no les permite crecer. Otro problema que tiene la candidatura del progresismo es la visión conservadora de su candidata respecto a las luchas históricas de las mujeres, fundamentalmente en lo que tiene que ver con la despenalización del aborto. Esta posición conservadora se entiende en la candidata binomio de Noboa, e incluso en ella resulta chocante por el avance en derechos, pero para la candidata presidencial del progresismo resulta, además, incoherente. 

Hay dos grandes procesos que vive el Ecuador y que se presentan contradictorios. Uno es el gran triunfo de la consulta popular a favor de la vida y la naturaleza, un hecho sin precedentes para el futuro de la humanidad. Pero este canto a la vida se da en un contexto de extrema violencia desatada por el capital criminal, que destruye las instituciones democráticas y causa una enorme herida y sufrimiento a la sociedad. Una sociedad que observa desconcertada como la vida del ser humano termina no valiendo nada, pues con 50 dólares un sicario - nacido entre los nadies - puede arrebatar la vida a otra persona y acabar con la propia. El canto a la vida se da en medio de un escenario de muerte y representa a la vez la esperanza que late como guía para que la sociedad ecuatoriana encuentre la salida a su encrucijada. 

 


*Pontificia Universidad Católica del Ecuador

1  Plan V. (2023) UNA INVESTIGACIÓN DE LA DEA ANTECEDIÓ EL CASO LEÓN DE TROYA EN ECUADOR      
2  Rojas. E. (2022) “Las cárceles son reflejo de lo que pasa" en Ecuador 
3  Rosero, S. (2023) Una consulta popular le dice sí a proteger el Yasuní

4  Colchen, G. (2023) En Ecuador arranca la campaña de la segunda vuelta electoral   
5  Cañizares, A.  (2023) Asesinan a Fernando Villavicencio, candidato presidencial de Ecuador, en un atentado      

 

Referencias

Cañizares, A.  (2023) Asesinan a Fernando Villavicencio, candidato presidencial de Ecuador, en un atentado. 

Colchen, G. (2023) En Ecuador arranca la campaña de la segunda vuelta electoral  

Plan V. (2023) UNA INVESTIGACIÓN DE LA DEA ANTECEDIÓ EL CASO LEÓN DE TROYA EN ECUADOR   

Rojas. E. (2022) “Las cárceles son reflejo de lo que pasa" en Ecuador

 Rosero, S. (2023) Una consulta popular le dice sí a proteger el Yasuní

bottom of page